Los días en negro.

Con ilusión, presento este pequeño cómic, rendido homenaje a la estética noir y que me ha servido de terapia para calmar el dolor por una pérdida reciente.

 

En realidad, esta microhistoria forma parte de algo mucho más grande y ambicioso en lo que estuvimos trabajando el guionista Maxi González y yo hace un tiempo, pero las circunstancias obligaron a aparcarlo. Como muchas veces, ocurrió todo de un modo no buscado: a medida que iba realizando una serie de ilustraciones experimentando con técnicas digitales, en mi cabeza se fue formando el germen de una historia que las uniera. Fui apuntando todas las ideas que iban surgiendo y terminé por ver la posibilidad de transformarlo en un cómic. Como nunca me he sentido muy seguro respecto a mi solidez como guionista, me puse en contacto con Maxi González para pedirle ayuda. El entusiasmo que mostró rápidamente se fue transformando en una implicación mucho más profunda que el mero de trabajo de dar coherencia y corregir errores. Ambos vimos que había un universo que contar…

 

 

Por todo esto, a pesar de que en estos días la mayoría de comentarios se han centrado en el uso del claro-oscuro, a nivel personal lo que más orgulloso me hace sentir es mi faceta como escritor. Necesitaba – necesito – sentirme creador completo y empezar a contar mis propias historias. Son sólo tres páginas, y me ha costado un gran esfuerzo manejar toda la complejidad que quería condensar en estas viñetas; sin embargo, me siento muy satisfecho del resultado.

 

Espero que a todos os guste.

 

 

Un saludo.

Escribir comentario

Comentarios: 0